Directorio de terapias alternativas y artículos interesantes para el oficio de vivir

“Seamos sencillos”

Satish Kumar, activista por la paz, creador de la universidad alternativa Schumacher College.

Tengo 82 años. Nací en Rajastán y vivo en Inglaterra. Casado, dos hijos. Licenciado en Filosofía y Teología. Doctor en Educación y en Literatura. La política no debería versar sobre poder y control, debería estar al servicio de la humanidad. Materia y espíritu son uno. La ciencia es fuente de espiritualidad.

De ego a eco

Seamos sabios, esta es la propuesta de Kumar, y para eso, seamos simples. Lo dice con conocimiento, de los 9 a los 18 años fue un monje jain, un peregrino que comía y se vestía de la caridad. En 1962, sin un duro en el bolsillo, comenzó su Marcha por la Paz, en la que recorrió las principales capitales con armas nucleares. Tras crear The Small School, escuela pionera en educación holística, fundó en los noventa la universidad alternativa Schumacher College, que no sólo es un centro internacional para estudios de ecología. “Enseñamos a través de la mente, el corazón y las manos. Queremos que los jóvenes se formen no para el trabajo sino para la vida”. Simplicidad elegante (Icaria) es una llamada llena de sabiduría, como su autor.

¿Cómo se define a sí mismo?

Como un peregrino.

¿Todo suelo es sagrado?

Sí. Y la gente está viviendo en la tierra como turistas: desperdiciando, de manera egoísta, extravagante y exigente. Yo quiero que vivamos como peregrinos, de una forma simple, humilde, en armonía y con elegancia.

¿…?

El verdadero sentido del peregrinaje es vivir libre de cualquier tipo de ataduras, hábitos o prejuicios. Ser un peregrino significa cultivar la simplicidad exterior y la interior.

Entiendo.

…Pero vivimos en una sociedad de empleados y consumidores, la relación basada en la obligación carece de dignidad. Deberíamos ser hacedores y artistas.

¿Artistas, todos?

Un artista no es una clase especial de persona, dice Ananda Coomaraswamy, sino que toda persona es una clase especial de artista. Las tareas domésticas, cocinar, bailar, cantar, son algunas de las formas de arte que ignoramos.

Lo mínimo es hermoso.

La simplicidad está donde está la autenticidad.

A los 9 años era usted un sadhu errante.

De los nueve a los dieciocho años. Aprendí a vivir sin dinero, a confiar. Perdí el miedo para el resto de mi vida. Fue un gran regalo.

¿Nueve años sin bañarse?

Sí. Cuando aceptas la dureza, te haces fuerte y resiliente. Dejarte fluir es maravilloso. Para ser feliz tienes que ser simple.

¿Y necesariamente pobre?

La simplicidad no tiene nada que ver con la escasez, la penuria o los sacrificios. Puede parecer paradójico, pero el don de la simplicidad es el don de la abundancia.

¿Por qué?

Porque la simplicidad es prerrequisito para la espiritualidad. No puedes ser espiritual en una vida complicada.

A los 18 años soñó con Gandhi.

Se me apareció en sueños. Yo caminaba por el desierto y de repente vi una figura vestida de blanco que ascendía frente a mí la duna de arena, se giró y me dijo: “No permitas que el pájaro esté en la jaula. El pájaro debe volar libre”.

¿Usted era el pájaro?

Sí. Yo estaba en una jaula monástica. Requirió mucho coraje, tuve que escaparme a media noche y traicionar a mi gurú.

Y se unió a un áshram gandhiano.

Quería mostrar que la espiritualidad no está en los templos ni en los libros sagrados, no debe estar confinada, debe estar ahí fuera, en el mundo. Nuestra política, economía, agricultura, vida familiar, deberían ser espirituales.

Defíname espiritualidad.

Relación sin ego, como el amor o la compasión. La amistad es la argamasa que mantiene unida a la humanidad. La espiritualidad es un modo de vida, es cómo tú te comportas, y es respirar juntos los tres: usted, ese árbol y yo.

…Y el gusano y la cucaracha.

Todas las especies están relacionadas entre sí, hemos evolucionado juntos y todos los seres se nutren mutuamente.

Recorrió la India clamando justicia.

Seguí a Vinoba Bhave, que decía que mientras los terratenientes vivieran de explotar a trabajadores sin tierra no podía haber paz, así que visitábamos un terrateniente tras otro para pedirles que donaran un sexto de sus tierras.

Si a algo se aferran es a sus tierras.

Más de 1,6 millones de hectáreas fueron redistribuidas. Fue un milagro, porque los terratenientes te pueden dar dinero, pero nunca sus tierras. Fuimos capaces de cambiar su corazón y eso me dio la esperanza de que todo es posible. Incluso este sistema industrial puede cambiar, porque está hecho por humanos.

A los 27 años inició una peregrinación por la destrucción de las armas nucleares.

Sí, porque la paz es la clave para la buena vida. Tenemos que hacer las paces con nosotros mismos, con el prójimo, con la naturaleza, pero no puedes hacerla si estás amenazado por armas nucleares. Caminé 13.000 km para pedir a los países nucleares que destruyeran sus armas.

¿Fue útil?

Sí, y especialmente para mí. Aprendí que somos miembros de un mundo, una tierra, una humanidad, un futuro. Todas nuestras divisiones en nombre de las religiones, la filosofía, la nacionalidad, la política, son superficiales.

Bonitas palabras…

La entiendo, pero la historia nos demuestra que cualquier gran cambio viene de pequeñas ­acciones individuales. Tenemos que irradiar cambio, ser el cambio.

¿Y la gran revolución es la simplicidad?

Es la clave para abrir la puerta de la revolución, entonces la gente vivirá una vida sostenible, y habrá mayor igualdad y armonía global. Simplicidad de mente, de filosofía, de lenguaje y de vida. Simplicidad física y metafísica.

¿Simplicidad de mente?

Lo simple es complejo, nunca complicado. No debemos tener un pensamiento complicado, debemos dar respuestas claras, simples, directas. La simplicidad es un nivel muy alto de vivir.

¿Y por qué elegante?

La elegancia es lo justo, ni demasiado ni demasiado escaso. Caminar, por ejemplo, es el modo más simple de ser simple. ¡Tenemos dos piernas que son un milagro! Tierra, alma y sociedad son un todo. En lugar de demasiada planificación, tratemos de tener visión.

 

Fuente: La Contra  – La Vanguardia

Etiquetado como: , ,