Directorio de terapias alternativas y artículos interesantes para el oficio de vivir

Terapia de Polaridad

Dr. Randolph Stone

La Terapia de Polaridad es un método de curación o sistema de acceso a la salud, desarrollado por el Dr. Randolph Stone (1890-1982) basado en toques corporales, recomendaciones alimentarias, posturas de Yoga y ayuda psicológica. Es también llamada terapia psicocorporal porque relaciona molestias o desequilibrios físicos con posibles actitudes o situaciones causantes de esos desequilibrios).

El sistema esta basado en la experiencia del Dr. Stone mientras estudiaba quiropráctica, osteopatía y naturopatía, así como en las conclusiones a las que llegó durante toda una vida dedicada a la búsqueda de la salud, de la cual gran parte vivió en La India, estudiando su forma de vida y sobre todo su filosofía acerca del cuerpo y de la salud. Allí fundó clínicas gratuitas en las que atendía a miles de pacientes, concentrándose en los casos más difíciles en los que ya habían fracasado otros tratamientos.

Así, gran parte de la filosofía y los conocimientos de los que se compone la terapia de polaridad provienen del Ayurveda, antiquísima ciencia de la vida hindú, con conocimientos sobre los 3 gunas, los 5 elementos y como éstos tienen su reflejo en el cuerpo y en la vida. También integra conocimientos sobre reflexología.

Sin embargo, el punto más importante en que se basa la terapia de polaridad, también basado en gran parte en la filosofía Ayurveda, es su visión del Ser Humano como un Ser Energético, lleno de canales por los que la energía se mueve en nuestro cuerpo. La enfermedad es entendida entonces como un bloqueo en ese libre flujo de energía, algo similar al colapso de una carretera por el tráfico (parece un buen ejemplo, salvando las enormes distancias, pues el proceso en el cuerpo es mucho más complejo)

Algunos ven la Terapia de Polaridad como la fusión de los conocimientos sobre salud de Oriente y Occidente. El Universo y todo lo manifiesto, es decir, todo lo que podemos reconocer a través de un nombre y/o una forma es polar, es decir, todo ente posee ‘polaridad’; también sabemos que todo es energía y que dicha energía posee los dos polos (+/-) y un neutro (). Y aún más, cualquier objeto existente en este Universo manifiesto puede dividirse y subdividirse múltiples veces, expresando en estas sucesivas particiones esta naturaleza polar. Para entenderlo y a modo de ejemplo, tomemos un imán, en el que sabemos que uno de sus polos atrae y el otro rechaza; si a este imán lo partimos en dos, cada una de estas nuevas dos mitades manifiestan las mismas características de atracción y de rechazo. La T.P. trabaja desde este enfoque, asumiendo que la energía de polo positivo es todo lo que representa expansión y actividad en el Universo, del mismo modo, la energía de polo negativo representa la contracción, la recepción y la inercia y, constelando el equilibrio y el espacio integrador, está lo neutral. Así, el Principio de polaridad es la ley de los opuestos en su atracción sutil de centro a centro, cuya unidad es una esencia.

A través del conocimiento de lo que constituye la Anatomía Inalámbrica, es decir, a través del conocimiento de los mapas energéticos que plasman una realidad energética invisible a los ojos físicos, el practicante de Polaridad va encontrando los distintos bloqueos en los circuitos energéticos de dichos mapas y, ahí actúa a través de este Principio, buscando la armonización entre polos.

Todo surge de un centro en equilibrio. La Energía va transformándose de forma sucesiva, desde el plano sutil hasta alcanzar la forma, dentro del Principio de Polaridad. En las sucesivas decodificaciones hacia el plano formal, la energía va transformándose. Digamos que la Anatomía Inalámbrica es aquella ciencia que estudia los diferentes patrones energéticos que se dan en el ser humano y la relación entre ellos, así como su correspondencia con los cuerpos físico y emocional. La Terapia de Polaridad es mucho más que una simple serie de técnicas, por más elaboradas que éstas sean, fundamentándose en el postulado de que la energía constituye la base de todo lo manifiesto. Este sustrato energético es el que alienta a toda la serie de sentimientos, emociones y pensamientos que anidan en todos y en cada uno de nosotros, un “cóctel” que se refleja en nuestra estructura física y que el practicante de polaridad es capaz de reconocer su lenguaje a través del conocimiento previo de sus patrones energéticos.

Más información:

Etiquetado como: , , , ,