Directorio de terapias alternativas y artículos interesantes para el oficio de vivir

Técnica Alexander

Postura correcta

La Técnica Alexander es un método de reeducación psicofísica. Su objetivo es restablecer el buen uso del organismo de cada persona mediante la evitación consciente de hábitos perjudiciales, como los asociados a tensiones indebidas y malas posturas. La Técnica Alexander se postula como una vía hacia el uso eficaz y saludable de uno mismo en cualquier actividad. Previene el riesgo de lesiones, dolores y dificultades en el funcionamiento del organismo. Su práctica mejora el rendimiento, la coordinación y la percepción sensorial.

Origen

La técnica toma su nombre de su creador, Frederick Matthias Alexander (1869-1955). Alexander nació en Tasmania e inició su carrera como actor en Sydney. Problemas graves con su voz le impulsaron a investigar y desarrollar un método para mejorar el uso de su propio cuerpo que no sólo le devolvió la voz sino que demostró tener un alcance mucho mayor. Comenzó a enseñar su técnica en Australia y luego se trasladó a Londres, donde fundó una escuela y publicó varios libros..

Práctica

La Técnica Alexander permite aprender la manera de descubrir todas estas tensiones “ocultas” que nos perjudican. El hecho de aliviarlas genera muchos cambios positivos en las personas. Si aprendemos  a soltar la tensión abrimos la puerta a una mejora sustancial de nuestra calidad de vida.

Puede ayudar en numerosos campos:  desde aliviar el malestar personal derivado del estrés y la sobretensión o paliando dolores musculares que, sin ser síntomas graves, hacen que las personas rindan peor en el trabajo, así como a comunicar en público con más eficacia  ideas, productos o proyectos.

Se trabaja de una manera muy suave, no hay movimientos bruscos ni torsiones exageradas, se trata de todo lo contrario. Se basa en preparar el cuerpo para el movimiento desde la distensión, luego la primera premisa es “relajar antes de actuar”. Después de las clases los alumnos suelen decir que salen sumamente relajados, como si tuvieran aceite en las articulaciones, como si flotaran, con una sensación muy agradable de tranquilidad, soltura y bienestar.

La Técnica Alexander te da la posibilidad de poder percibir cuando le haces daño a tu cuerpo, cuando lo tensas en exceso o cuando lo relajas y por lo tanto te ayuda a prevenir las presiones a las que lo sometes inconscientemente.

Es extraordinariamente práctica a la hora de prevenir dolores y sobretensiones no deseadas…

Es una herramienta fundamental para todo aprendizaje o reeducación, tanto en el plano físico como mental. Da la posibilidad al alumno de adquirir una propiocepción extremadamente precisa que le permite controlar su cuerpo de manera eficaz y con la tensión necesaria para cada uno de sus movimientos, ya sean los más cotidianos o aquellos en los que se precisa una coordinación más compleja.
En 1996 fue incluida como tratamiento para el dolor en la Seguridad Social Británica (NHS) y hay numerosas compañías de seguros del Reino Unido que recomiendan lecciones a sus clientes como complemento a su rehabilitación ( WPA, Allied Dunbar, Prime Health, Norwich Union, etc.)

 Mucha gente acude a un profesor de técnica Alexander por problemas físicos: Dolor de espalda, cervicales, escoliosis, fibromialgia,
tartamudez, afonía o desordenes en la respiración, recuperación y rehabilitación después de intervenciones, sólo por nombrar unos
pocos; pero otras personas acuden por simple curiosidad, para descubrir algo de ellos mismos en un deseo de desarrollo personal.

(Ver más información)

Etiquetado como: , , , ,