Directorio de terapias alternativas y artículos interesantes para el oficio de vivir

Oxigenación Hiperbárica

La Medicina hiperbárica, también conocida como Oxigenoterapia Hiperbárica (OHB) es el uso médico del oxígeno a presiones por encima de la presión atmosférica, concretamente por encima de 1.4 ATA (Atmósferas Absolutas).

Usos

Algunos de los principios terapéuticos de los que hace uso la medicina hiperbárica son:

  • El incremento de la presión del entorno es de utilidad en el tratamiento del síndrome de descompresión que afecta, por ejemplo, a los submarinistas al subir a la superficie.
  • Bajo numerosas condiciones, el principio terapéutico de la medicina hiperbárica reside en el incremento de la presión parcial del oxígeno en los tejidos. La presión parcial de oxígeno alcanzable mediante ésta terapia es muy superior a la que se conseguiría respirando oxígeno puro en condiciones normobáricas (es decir, a presión atmosférica).
  • Un efecto asociado es el incremento de capacidad de transporte de oxígeno de la sangre. En condiciones de presión atmosférica el transporte de oxígeno está limitado por la capacidad de la hemoglobina de los glóbulos rojos para ligarse con el oxígeno, siendo muy pequeña la cantidad de oxígeno transportada por el plasma sanguíneo. La hemoglobina se encuentra ya prácticamente saturada de oxígeno en condiciones normales, por lo que no hay ganancia en este aspecto, pero el oxígeno transportado por el plasma en condiciones hiperbáricas se incrementa notablemente.

En España, existe desde 1988 un Comité Coordinador de Centros de Medicina Hiperbárica. Un miembro del CCCMH es delegado médico de España en el European Diving Technology Committee (EDTC). El CCCMH representa en España al European Committee for Hyperbaric Medicine (ECHM). El CCCMH mantiene relaciones regulares con la Undersea & Hyperbaric Medical Society(UHMS), con la European Underwater and Baromedical Society (EUBS), con la Fundación del International Congress on Hyperbaric Medicine, y con Divers Alert Network Europe (DAN-Europe).

 Uso en EE.UU.

En EE.UU., la Sociedad Médica Subacuática e Hiperbárica: UHMS, tiene un Comité de estudio y seguimiento de las indicaciones de la Oxigenoterapia hiperbárica. Este Comité elabora un documento de consenso en el que se exponen las distintas indicaciones así como las que están en fase de estudio o a la espera de resultados concluyentes .

En EE.UU., la OHB está reconocida por los Seguros Médicos Medicare como un tratamiento reembolsable sin discusión para las 14 “condiciones aprobadas” por la UHMS. Los médicos estadounidenses pueden prescribir OHB para otras indicaciones como enfermedad de Lyme, accidente cerebrovascular y migrañas. En el Reino Unido muchas cámaras se financian por la National Health Service, aunque algunas, como las de los “Centros de Terapia de Esclerosis Múltiple”, son sin fines de lucro. En España, la Seguridad Social dispone en algunas Comunidades Autónomas de Servicios de Medicina Hiperbárica en Hospitales propios o concertados ( Comunidad Valenciana: Hospital Perpetuo Socorro (Alicante), Hospital General de Castellón (Castellón), Cataluña: Hospital Cruz Roja (Barcelona) y Hospital de Palamós (Gerona), Comunidad Andalucía: Hospital El Ángel (Málaga) y Hospital Naval (San Fernándo-Cádiz). Santander: Marqués de Valdecilla. Galicia: Hospital Naval del Ferrol., Mallorca (Clínica Juaneda), Canarias: Hospital Clínico (Tenerife), Murcia: Hospital de la Caridad (Murcia). En la página web de OXYNET, auspiciada por la Comunidad Económica Europea con el proyecto COST B14 y el Comité Europeo de Medicina Hiperbárica puede consultarse un listado de cámaras en otros pises de la Comunidad Europea.

Otras aplicaciones incluyen:

Cámaras hiperbáricas

  La Oxigenoterapia Hiperbárica es una modalidad de la oxigenoterapia en la que se utiliza una cámara hiperbárica en donde se crea una presión por encima de la atmosférica.

Descripción

La cámara hiperbárica es un habitáculo preparado para soportar elevadas presiones en su interior, pues los tratamientos suelen realizarse entre 2 y 3 ATA (Atmosferas Absolutas), aunque en alguna tabla excepcional de tratamiento para la enfermedad descompresiva se puede llegar a 6 ATA.

Las cámaras hiperbáricas pueden clasificarse en monoplazas y multiplazas. Existen importantes diferencias tanto de manejo, metodología como de los tipos de tratamientos que se pueden aplicar en cada una de ellas. Generalmente las multiplazas son las más apropiadas desde todos los puntos de vista, pues además de poder comprimirse con aire, permiten que los médicos y demás personal sanitario puedan acompañar a los pacientes y poder suministrar los cuidados necesarios (incluso los de terapia intensiva), aunque tienen el inconveniente de su elevado coste económico y el espacio que ocupan en el hospital.

Bases de la terapéutica

Cuando respiramos oxígeno puro a una presión por encima de 1.4 ATA, se consigue, según la Ley de Henry, un incremento importante del oxígeno disuelto en el plasma. Para hacernos una idea del incremento debemos pensar que cuando respiramos aire la Presión Parcial de Oxígeno (PpO2) en sangre arterial es de unos 90 mm de Hg. Pues bien, cuando respiramos oxígeno puro durante el tratamiento en cámara hiperbárica, esta PPO2 puede llegar a ser de hasta 2000 – 2400 mm de Hg a 3 ATA. Con este aumento importante del transporte de oxígeno podemos conseguir que aquellas áreas del organismo que estén en hipoxia (falta de oxígeno) y que no pueda ser corregida de otra manera, se beneficien de este oxígeno y puedan poner en marcha las rutas metabólicas y aquellos mecanismos fisiológicos deprimidos por la situación de hipoxia.

Indicaciones

Los principales componentes de la acción terapéutica de la oxigenoterapia hiperbárica son dos:

  • En primer lugar, garantizar el transporte de oxígeno a los tejidos incluso cuando la hemoglobina y los glóbulos rojos no se encuentren en condiciones de hacerlo, como ocurre en el curso de situaciones de anemia o de intoxicaciones por gases como el monóxido de carbono (CO).
  • En segundo lugar, se trata de favorecer la difusión del oxígeno de los capilares a las células, donde por cualquier causa exista una disminuida perfusión sanguínea. Por consiguiente, la oxigenaterapia hiperbárica está también indicada en todas aquellas patologías en las que exista hipoxia tisular. A este grupo pertenecen patologías como:
  • La intoxicación por monóxido de carbono.
  • Gangrena gaseosa, Mionecrosis clostridial.
  • Pie diabético diabetes
  • Fascitis necrosantes.
  • Lesiones postradioterapia (Osteoradionecrosis, Cistitis rádica)
  • Enfermedad descompresiva.
  • Aeroembolismo o Embolia de aire traumática.
  • Osteomielitis Crónica Refractaria.

Otras aplicaciones

Existen testimonios científicos de la influencia positiva del oxígeno hiperbárico en relación a los procesos de reparación de los tejidos lesionados, con especial referencia al tejido óseo y al cutáneo, especialmente después de quemaduras o trasplantes. En otras formas clínicas, la oxigenoterapia hiperbárica puede conducir a la curación al reactivar procesos metabólicos deficitarios.

Asociado a otros tratamientos, la oxigenoterapia hiperbárica representa una ayuda valiosísima en las siguientes condiciones:

  • Insuficiencia arterial periférica en pacientes no revascularizables.
  • Tratamientos pre y postoperatorios en tejidos irradiados cirugía ortopédica.
  • Tratamientos pre y postoperatorios en cirugía vascular.
  • Sordera Súbita.
  • Oclusión de la arteria central de la retina.
  • Encefalopatias postanóxicas, Parálisis Cerebral.
  • Autismo.

Consideraciones especiales

Los médicos que se dedican a esta técnica están en posesión de Títulos de Especialistas Universitarios y/o Master en Medicina Subacuática e Hiperbárica con entrenamiento en Cuidados Intensivos y Reanimación.

Con las adaptaciones específicas, prácticamente se puede aplicar en el interior de la cámara hiperbárica los mismos cuidados que se aplicarían en una Unidad de Cuidados Intensivos. Generalmente el Servicio de Medicina Hiperbárica está asociado en el Hospital a los servicios de Cuidados Intensivos, Anestesia y Reanimación.

(Ver más información)